Buscar  

Casa de Gobierno

Tipo de atractivo:   Edificios
Destino:   BUENOS AIRES (CAPITAL FEDERAL)
Ocupando la calle Balcarce en el lado Este de la Plaza encontramos la Casa de Gobierno. Desde la fundación de Buenos Aires y hasta 1720 en este solar se ubicó la Real Fortaleza y desde entonces este espacio ha sido sucesivamente la sede de gobernadores y virreyes durante la época colonial española y posteriormente de los distintos gobiernos patrios: juntas, triunviratos, directores supremos, gobernadores de provincia y presidentes de gobierno hasta el día de hoy. Con excepción de Juan Manuel de Rosas que nunca quiso instalarse allí prefiriendo su casona de Palermo.
Para cuando Rosas fue derrocado, más de un siglo después, el Fuerte ya se encontraba derruído debido al desuso. Al año siguiente, en 1853, se demolió su parte sur para construir la circular Aduana Nueva. Esta obra fue llevada a cabo por el arquitecto inglés Eduard Taylor entre 1855 y 1857 donde hoy se encuentra la Plaza Colón. En 1862 cuando Buenos Aires intentó liderar un proceso de unificación nacional, el presidente Bartolomé Mitre se instaló en lo que quedaba del Fuerte, en la esquina de Balcarce y Rivadavia.
Luego de soportar dos incendios, en 1873 el presidente Domingo Sarmiento realizó varias mejorías entre las que se cuenta la pintura rosada del exterior. Sobre la elección del color hay varias teorías, una dice que fue por analogía con la Casa Blanca estadounidense, nación a la que, sin duda, Sarmiento veía como un ejemplo. Otra hipótesis es que el color rosado resultaba de la combinación de los colores emblemáticos de las dos facciones que se enfrentaron a lo largo de gran parte del S XIX: los federales (rojo) y los unitarios (blanco). La última tesis sostiene que simplemente lo que se intentaba evitar era la humedad derivada de la cercanía al Río de la Plata por lo que se utilizó la mezcla más común en la época para tal fin, agua, cal y sangre de buey, de lo que resultó incidentalmente el color rosa. Lo cierto es que, intencionadamente o no, el color de la Casa de Gobierno se convirtió en un símbolo que llevó a rebautizarla como Casa Rosada y así es como se la llama coloquialmente entre los argentinos.
Ese mismo año, Sarmiento ordenó la construcción de un edificio de Correos en el ala sur del Fuerte en el actual cruce de Balcarce e Hipólito Irigoyen que fue dirigida por los arquitectos suecos Kihnlderg y Alberg e inaugurada seis años más tarde por el presidente Avellaneda.
Durante un tiempo, el servicio postal tuvo una sede más imponente que el Poder ejecutivo, hasta que en 1882 el presidente Roca encargó al arquitecto Alberg que proyectara una Casa de Gobierno a semejanza del Correo, que originalmente estuvo separada de éste por un angosto callejón. Más tarde serían unidos por un arco central, obra del arquitecto italiano Francesco Tamburini en 1890, quien también realizó la fachada y explanada Norte, sobre Rivadavia.
La cara este sobre Paseo Colón fue terminada en 1896, lo cual provocó la desaparición de los últimos restos del Fuerte y Casa de Gobierno de Sarmiento, así como la Aduana Nueva. Sobre esta fachada se colocaron las esculturas tituladas “Las Artes, La ciencia y el Trabajo coronan a la República”, del italiano Achille Bianchi, además de las de Neptuno y las 3 fuerzas armadas, entre otras.
Ya en el siglo XX bajo la presidencia del General Justo se comenzó a demoler el lado sur de la Casa de Gobierno, lo cual, atrajo tantas críticas que bajo orden del presidente Ortiz fue reconstruída la cara sobre Hipólito Irigoyen y acabada en 1939.
Los avatares de este edificio que comparte con casi todos los demás que se asoman a la Plaza de Mayo una historia de demoliciones y reconstrucciones, autorías diversas, reunificaciones y mezcla de estilos es patente en sus visibles dismetrías que a simple vista no suelen ser percibidas. Si observa detenidamente verá que la Casa Rosada desde los laterales tiene dos pisos; desde el frente sobre Balcarce, tres pisos y desde la trasera de Paseo Colón, 4 pisos.
Es recomendable acercarse para observar los distintos estilos arquitectónicos y aprovechar que el tramo de Balcarce frente a la Casa Rosada se ha hecho peatonal recientemente. Frente al pórtico podrá observar otro rasgo interesante de la Casa de Gobierno: custodiándola, estoicos como postes, sin siquiera pestañear, permanecen dos soldados del Regimiento de Granaderos a Caballo del General San Martín. Con sus impecables uniformes rojos y azules, montan guardia frente a la sede de Gobierno. Los cambios de guardia son dignos de ver, se realizan todos los días a las 7, 9, 11, 13, 15, 17, 19 y 21 horas.
Para conocer más sobre la historia de los presidentes argentinos puede visitar el Museo de la Casa Rosada, que conserva bustos y objetos oficiales y personales, como bandas y bastones, y también el tintero de bronce modelado por la escultora argentina Lola Mora que es utilizado hasta el día de hoy en las ceremonias de los juramentos. Inscribiéndose en el Museo a una visita guiada se puede conocer también el interior del Palacio de Gobierno. Desde el museo también se accede a los restos de la Aduana Nueva o Aduana de Taylor, donde todavía se ven los restos de galerías subterráneas y el patio de maniobras.
Excursiones:  
Casco histórico de Buenos Aires
Circuito Tradicional - Buenos Aires
Ciudades  -  Provincias  -  Regiones  -  Servicios
Grande Argentina - Copyright 2010 - Todos los derechos reservados