Buscar  

Laguna de la Niña Encantada - Mendoza

Tipo de atractivo:   Lagunas
Destino:   MALARGÜE (pcia. de MENDOZA)

Laguna de la Niña Encantada

Avanzando por la vieja ruta de tierra, 7 kms. al noroeste de las termas de Los Molles, nos encontramos con la laguna de la Niña Encantada. Rocas basálticas negras, propias de los procesos volcánicos, hacen de mágico marco a su lecho, que con su singular belleza, ha dado pie a una serie de ritos y leyendas de diversa índole.

La laguna está circundada por restos de lava volcánica proveniente de cráteres que hicieron erupción en épocas geológicas, derramando material incandescente sobre el curso de un arroyo que la alimentaba. Aparentemente es el mismo que continúa corriendo por debajo de la maza de piedra y aporta el líquido cristalino al espejo de agua, que desborda por su costado este sobre el río Salado.

En los huecos de las rocosas paredes puede apreciarse cómo son utilizados por las aves para situar sus nidos, además de verlas volar por sobre las azuladas aguas de la Laguna de la Niña Encantada, mientras entre las algas se pasean tranquilamente las hermosas truchas, que saltan a la superficie cuando tienen a su alcance algún insecto.

Dentro de este marco de perfección que ha elaborado la naturaleza se desarrollan, además, las leyendas de la Niña Encantada. La primera cuenta que hace mucho tiempo estas llanuras junto a la cordillera estaban habitadas por pueblos pacíficos; pero también llegaban hasta ellas algunos pehuenches, pueblo sumamente aguerrido. Una princesa india de nombre Elcha (espejo) se había enamorado de un joven que no pertenecía a la nobleza. La bruja de la tribu convenció al padre de la joven que para terminar con la rivalidad entre las dos tribus enfrentadas debía facilitar el casamiento de Elcha con el príncipe de la tribu enemiga.

Enterados los enamorados deciden huir y ambas tribus comandadas por la bruja inician su persecución. Los jóvenes equivocan el camino y se encontraron ante un corte abrupto en la tierra que terminaba en la laguna. Los perseguidores estaban muy cerca y decidieron arrojarse al agua sin pensarlo. La primera en llegar y asomarse fue la bruja que quedó petrificada por un rayo, imagen que perdura hasta nuestros días en lo alto de la montaña. Se cuenta que desde entonces, en las noches de luna, aparece reflejada en las límpidas aguas la imagen de Elcha, que sale a reencontrarse con su amado y es por eso que los lugareños bautizaron así a la laguna..

Existe otra versión de la leyenda que dice que había tribus cuyos caciques eran enemigos. La hija de uno de los jefes se enamoró de un indio de la otra tribu y ambos fueron separados. Al ver su amor frustrado, la india lloraba desconsoladamente en la laguna hasta que se convirtió en piedra.

 

Más allá de la fantasía y la imaginación, es un hecho incontestable que la Niña Encantada es un lugar privilegiado por la naturaleza, perfecta para descansar, efectuar cabalgatas y trekking. De esta forma la Laguna de la Niña Encantada se presenta como una de las principales atracciones turísticas de Malargüe, ideal para ser visitada durante todo el año.

 

 

Ciudades  -  Provincias  -  Regiones  -  Servicios
Grande Argentina - Copyright 2010 - Todos los derechos reservados