Buscar  

SAN JUAN

Región:   Cuyo

Sol, valles, montañas, olivos y vides dibujan el paisaje de la provincia argentina de San Juan, donde se puede disfrutar del vino, practicar el turismo de aventura y admirar paisajes lunares con restos fósiles de hace millones de años.

San Juan se sitúa en el centro oeste de Argentina y tiene una superficie de 89.651 kilómetros cuadrados. Limita al norte y este con la Provincia de La Rioja, al sureste con la de San Luis, al sur con Mendoza y al oeste con la República de Chile, cuyo límite está determinado por la cordillera de los Andes. Está dividida en 19 departamentos y su capital es la ciudad de San Juan. Antes de la llegada de los conquistadores españoles, este territorio estuvo habitado por diversos indígenas: los huarpes (al sur), los olongastas (al noroeste) y los capayanes (en los valles de Vinchina, Guandacol y Jáchal).

El clima es continental desértico, es decir, seco y de escasas precipitaciones. Una particularidad de la provincia es la presencia de un viento local, el Zonda, un viento muy cálido y seco que sopla desde el oeste y que toma sus características al atravesar las elevadas cordilleras de los Andes, ya que aquí se encuentran algunos de los picos más elevados del Hemisferio Occidental.

Si bien las temperaturas pueden llegar a ser extremas tanto en invierno como en verano, alcanzando los 5 grados bajo cero y los 40 grados respectivamente, en el resto del año el clima es estable, especialmente en otoño y primavera.

Estas condiciones climáticas y su tipo de suelo han conferido a la provincia un perfil agrícola que el visitante puede conocer de cerca a partir de recorridos turístico- gastronómicos como el Camino del Vino o el del Olivo. Las bodegas y los establecimientos productores de aceite de oliva abren sus puertas a los turistas que deseen conocer los sabores y aromas característicos de la región.

La naturaleza de San Juan registra, a su vez, la historia de millones de años. La huella que dejaron en estas tierras animales prehistóricos como los dinosaurios está patente en el Parque de Ischigualasto. También en este marco se realizan deportes de aventura como el rafting o el montañismo entre otras variadas actividades deportivas que ofrece la provincia en sus ríos, valles y montañas

Por otro lado, el avistamiento del limpio y estrellado cielo sanjuanino es otra opción turística en los observatorios astronómicos de la provincia y el turismo religioso también está muy extendido debido a las numerosas visitas que recibe el santuario de la Difunta Correa.

Economía y producción

Vitivinicultura

Tradicionalmente, la economía se basa en la agricultura, especialmente en el cultivo de la vid. San Juan es la segunda productora de vino argentino, destacando la variedad de Syrah.

La vid llegó a San Juan entre los años 1569 y 1589, por los conquistadores españoles. Gracias a las óptimas condiciones climáticas y de suelo, la vitivinicultura tuvo un acelerado desarrollo, de lo que da fe la actual producción de las distintas bodegas, que están muy tecnificadas, modernizándose al compás del creciente interés por el vino argentino en otros países.

En el departamento de Sarmiento se dibuja el valle de El Pedernal, recostado al pie de la Cordillera de Los Andes, donde se han obtenido variedades de alta calidad enológica. 

Este valle, ubicado a 1.340 metros de altura, presenta amplitudes térmicas entre 18 y 20º C que permiten la obtención de vinos con buena estructura.

El riego artificial es imprescindible para los cultivos. Desde hace años en la provincia se construyen canales, diques y acequias. En la actualidad existe un sistema de riego de unos 2.000 kilómetros de extensión, considerado uno de los más importantes del mundo.

Además, las bodegas comenzaron a abrir sus puertas a los visitantes y constituyen otra buena opción para conocer la elaboración del vino.

Graffigna es la bodega más antigua de San Juan. Hay otras importantes, como Viñas de Segisa, Fabril Alto Verde, Las Marianas, San Juan de Cuyo y La Guarda, que integran el Camino del Vino en el noroeste argentino.

Los establecimientos incluidos en este circuito ofrecen propuestas muy diferentes. Desde los vinos orgánicos que produce Fabril Alto Verde, hasta el hasta el champagne elaborado en el corazón mismo de la montaña, en las cuevas donde está instalada la bodega Cavas de Zonda (sólo hay tres de su tipo en todo el mundo).

 

Olivicultura

El clima seco y un suelo propicio fundamentan la olivicultura sanjuanina. Con unas 15.000 hectáreas en olivos, San Juan tiene un importante potencial como productor de aceite de oliva y aceitunas en conserva.

En la actualidad produce unas 16.000 toneladas de aceitunas, de las que 4.500 toneladas se destinan para conserva y el resto se industrializa como aceite. Los aceites sanjuaninos se caracterizan por sus sabores frutados.

Destacan el aceite de oliva virgen y el de oliva orgánico. De éste producto orgánico, las mayores ventas se realizan a Estados Unidos y Japón.

Horticultura y fruticultura

En San Juan es importante el número de frutales (ciruelas, durazno, tomate, membrillo, manzana, uva, melón, sandía, etc.) y hortalizas como la cebolla y el ajo, aunque también se destaca el espárrago y el zapallo, entre otros.

Además de ciruelas, que se venden sobre todo a Europa, Uruguay, Brasil y Hong Kong, San Juan produce con bastante éxito durazno en fresco.

En cuanto al damasco, los principales destinos son Canadá, seguido de Brasil, Francia e Italia. La calidad del producto, tanto en sanidad como en cualidades organolépticas, le confiere muchas posibilidades en los mercados internacionales.

Respecto a la uva en fresco, se presta para el mercado de exportación. San Juan es además el primer productor de pasas de uva en la Argentina y vende al exterior generalmente casi la totalidad de la producción.

Las plantaciones de cebolla ocupan alrededor de 3.400 hectáreas concentradas mayormente en el Valle de Jáchal. La mayor parte de la producción se destina al mercado interno. También se realizan exportaciones a Brasil, Paraguay y Uruguay.

En cuanto a la producción de ajo, que se centra en el Valle de Calingasta, se destina casi íntegramente a la exportación, sobre todo a Europa y Brasil. Esta actividad ocupa el segundo lugar, luego de la uva en fresco, en la lista de ingresos por venta de productos frutihortícolas de San Juan. 

Minería

San Juan es una provincia en la que gran parte del territorio está ocupado por un relieve montañoso, favoreciendo más que positivamente a la explotación minera, haciendo de la misma una de las más importantes de la Argentina. Es rica en recursos metalíferos, no metalíferos y rocas de aplicación. Algunas de las zonas más representativas en cuanto a recursos son los departamentos de Iglesia, Calingasta, Jáchal, Valle Fértil, Albardón, Angaco y Sarmiento. La minería produce el 58,4% de los ingresos de la provincia de San Juan.

Desde hace más de medio siglo San Juan ha logrado un importante desarrollo en la producción de minerales industriales, en bruto y elaborados, tales como  calizas, dolomitas, bentonitas, cuarzo, mármol lajas, áridos, calcitas y feldespatos, dando lugar a una importante industria de base productora de cales cemento, silicio, ferro silicio, carburo de calcio, carbonato de calcio precipitado y cerámica.

En este sector hay grandes posibilidades de inversión por la excelente calidad de los minerales como calizas, bentonitas y diversas rocas de aplicación.

A principios de los años 2000 la provincia entró en un importante desarrollo de la minería. Tradicionalmente esta actividad fue desarrollada por pequeñas y medianas empresas locales, en la actualidad, la extracción de minerales se encuentra en manos de grandes compañías multinacionales, que realizan diversas tareas.

Existen distintos proyectos en exploración con diferentes estados de avance y una importante inversión. Varios de ellos son Lama, Pachón, Casposo Gualcamayo, Taguas, Hualilán y Vicuña.

El primer proyecto puesto en marcha fue el denominado Veladero uno de los más importantes del país, del cual en menos de 1 año se han extraído más de 11.000 onzas de oro y que entre 2005 al 2007 representó casi un cuarto de toda la actividad económica producida en la provincia.

El proyecto Gualcamayo, ubicado en el departamento de Jáchal, que a principios de 2009 obtuvo su primer lingote de oro puro al 99% ya está funcionando al total de su capacidad desde septiembre de este año y se preveé que produzca 150.000 onzas de oro por año durante 10 años.

El proyecto Pascua-Lama, compartido con Chile, consiste en desarrollar una mina de oro y plata, ubicada sobre los 4.000 metros sobre el nivel del mar tendrá un gran impacto económico y será uno de los más importantes a nivel mundial.

 


Ciudades  -  Provincias  -  Regiones  -  Servicios
Grande Argentina - Copyright 2010 - Todos los derechos reservados